One Country Two Systems Italia y el Mezzogiorno A solución de caso

El guitarrista de rock más progresista de todos los tiempos en unidad de los más importantes Lps de la historia.

Proyectada como banda sonora para la película del mismo título dirigida por Richard Lester, «A hard day’s night» es un LP dominado por las composiciones de un maravilloso John Lennon, quien vuelve a incidir en las relaciones de pareja con tono agridulce. Con predominio de sonidos acústicos, el… Ver mas

No sabemos como Clapton consiguió hacer de anca y pinrel en este sandwich entre Baker y Bruce durante el tiempo que permanecieron juntos como lado, aliviando las hercúleas tensiones de entreambos. El caso es que mereció y mucho la pena que aguantaran ese efípuro desliz juntos porque parirían unos One Country Two trabajos con los que algunos hemos disfrutado mucho.

El álbum, una de las primeras obras conceptuales en la historia que mezclaba el rock y la música clásica, recorre en un progreso casi cinematográfico iniciado con dispositivos e interludios de naturaleza clásica que se alternan con inmejorables piezas de pop psicodélico, un día entero, partiendo como es racional desde el amanecer hasta la culminación del crepúsculo noctívago entonando su canción más conocida, la excelente “Nights in White Satin”.

admirable disco, una auténtica obra maestra que se engrandece aún más por los problemas acaecidos en su elaboración con marchas, idas y venidas y demás avatares.

Todos estos inconvenientes no afectaron al resultado final de la obra, el LP más bello que nunca han litografía los Byrds, uno de los conjuntos más influyentes de la historia del rock, además de creadores del folk-rock, country-rock, One Country Two jangle-pop y country-pop, el repique de la guitarra Rickenbacker de 12 cuerdas de Roger McGuinn, que Adicionalmente de ampliar el significado del folk expandió la flamígera claridad de la psicodelia, se puede encontrar en cualquier estilo musical pasado y presente, desde el power-pop de Teenage Fanclub hasta los primeros sonidos alternativos de R.E.M. pasando por el rock de factura comercial de U2.

El instrumental «We Love You Lil'» comienza remedando el clásico del cabaret «Lili Marlene» de Lale Andersen (igualmente cantado por Marlene Dietrich), para luego desarrollar un hipnótico repaso psicodélico con flamígeras guitarras en un trasfondo de tintura apocalíptica enlazado con unas lacrimosas gaitas escocesas, prólogo del cierre del disco, un atmosférico corte con sitar y de nuevo evocación mantra que pone punto y final a un gran LP producido por Tom Wilson, y que supone una estancia ejemplar para los amantes del acid rock y el pop psicodélico californiano.

Este disco es un ejemplo de las muchas reliquias musicales que injustamente han sido relegadas al olvido a lo largo de los años, quizás conveniente a la ingente cantidad de buen material que en 1967 (año de su impresión) copaba las listas de éxito de todo el mundo y a la ignorancia musical-histórica que domina el panorama sonoro por lo Caudillo.

El mundo sexual y narcótico de la Gran Manzana, con desnudas referencias al paroxismo adictivo y el sadomasoquismo son puntos concurrentes en este trabajo que entremezcla belleza, estremecimiento, desconcierto, sarcasmo, hedonismo y nihilismo.

En 1967, mientras la viejoía de los artistas musicales estaban inmersos en la arranque psicodélica, los Kinks y más concretamente el inefable Ray Davies seguía escribiendo según le marcaban las pautas de su enorme inspiración, sin reparar en modas de ninguna clase.

El genial Neil Young despliega varios de sus mejores primerizas composiciones, como las excelsas gemas de esencia pop, interpretadas por la excelente voz de Richie Furay, «Nowadays clancy Gozque’t even sing», «Flying on the ground is wrong» o «Do I have to come right demodé and say it» y dos mesmerizantes piezas que cuentan con su inconfudible registro nasal, «Burned» y «pasado of my mind».

Ssssh marca el inicio de la popularidad del Congregación, tras su brillante conducta en el Festival de Woodstock, celebrada poco antes. Fue su primer álbum con éxito en los Estados Unidos, alcanzando un mayor de número 20 en septiembre de ese año del Billboard.

Las canciones suelen ser de larga duración con tendencia a la improvisación, pero se hacen One Country Two cortas gracias a la soberbia conjunción y diálogo entre los diferentes instrumentos, que agrietados van tejiendo unos brillantes ejercicios de absorbente Entorno.

Hermoso disco, como Ganadorí son las apacibles melodíFigura y la bella combinación de voces de sus autores e intérpretes, líricos declarantes de una generación reivindicativa en un decorado de decisivos cambios, como fue la incorporación de la protesta y demanda lozano en el ámbito sociocultural y político, fruto, entre otros muchos factores, de la madurez aportada al rock y el pop por los músicos procedentes del folk, avezados poetas de giro social.

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This