Instrumento general A solución de caso

EL CUIDA es un cuestionario de aplicación y evaluación muy sencilla que permite obtener un perfil de personalidad no patológica muy útil en todos estos ámbitos. Por ello, dentro de los diferentes campos que abarcan los servicios sociales, es un instrumento adecuado para valorar la personalidad del cuidador y adecuar las deposición que han de cubrir estos servicios, con las posibilidades reales que tienen las personas que se ofertan para ello.

La autoestima. Son los sentimientos favorables o desfavorables que las personas tienen hacía sí mismas como resultado de la valoración que hacen de su propio autoconcepto.

Ganadorí, la autoestima, el nivelación emocional, la asertividad y la independencia permitirán al cuidador explicar a las personas que deban conocerlo, el por qué de la decisión que ha tomado y relajar la situación ofreciendo un buen cuidado responsable y cariñoso. Será importante incluso lo que denominamos tolerancia a la frustración, no obstante que por una parte el cuidador debe tener interés y deseo de que la persona a su cargo esté lo mejor posible, pero a su ocasión tener la capacidad de aceptar y tolerar las limitaciones sin reaccionar con impulsividad y sin sentirse excesivamente estresado/a.

La empatía consiste en la capacidad de recordar y comprender los sentimientos y actitudes de los otros, y las circunstancias concretas que les afectan, sin emitir juicios de valía.

La flexibilidad ayuda a ello ya que permite al cuidador ajustarse y adaptarse a cada situación respondiendo de una modo creativa y Instrumento general A no estereotipada y rígida buscando nuevas alternativas y modos de funcionar o replicar, cualidad importante en el cuidado de las personas mayores que por su perduración tienden justamente en muchas ocasiones a mostrarse rígidas en su forma de pensar y actuar.

A este tipo de funcionamiento corresponden los episodios de pérdida de control de impulsos, las conductas de descarga emocional o la hostilidad dirigida a personas cercanas que se convierten en “chivo expiatorio” por un mero mecanismo de desplazamiento de la tensión acumulada.

Observar y dirigir diferentes caminos, creando víFigura paralelas, sólo podrá darse en personas flexibles, que adopten soluciones variadas y adecuadas al momento.

Cuando hablamos de autoestima nos referimos a la propia valoración de sí misma que realiza una persona, el concepto u opinión que, por Triunfadorí decirlo tiene de sí. Sus fuentes son variadas, pero podemos asegurar que las personas valoran la apariencia física, las cualidades intelectuales, las relaciones afectivas con personas significativas, los logros académicos, laborales y sociales… Una persona dependiente y longevo luego tiene menos fuentes de autoestima, pero siempre habrá logros, grandes o pequeños que pueda realizar, nuevos aprendizajes.

Es Adicionalmente adecuado que el cuidador no actúe con impulsividad, sino con reflexividad, valorando adecuadamente la situación, razonando y reflexionando sobre ella, sobre lo que será más adecuado hacer aunque que a veces la primera opción no tiene por qué ser la más adecuada en ese momento concreto. Lla independencia le permitirá valorar por sí mismo lo que es adecuado hacer y lo que no, de acuerdo a sus conocimientos y a la valoración de la situación que habrá hecho. Esto mejorará la calidad del cuidado al dependiente, pero no tiene por qué ser lo que los familiares o la misma persona que está siendo atendida considere que es lo más adecuado.

La sociabilidad está relacionada con la orientación hacia las personas, la facilidad con que se establecen relaciones con los otros, la preferencia por la compañía de los demás, el antojo por las actividades sociales y la competencia social.

La independencia permite tomar decisiones propias y encargarse responsabilidades sin la necesidad de averiguar ayuda o protección en otros.

Todas estas variables son importantes para conocer cuál es el perfil de un cuidador, pero para ello, será importante tener en cuenta qué tareas específicas habrá de realizar y dónde se desarrollarán para establecer, en cada individualidad de los casos, la personalidad sencillo más adecuada al puesto de trabajo o a las tareas concretas que dicho cuidador habrá de resistir a agarradera.

Tendremos que tener en cuenta, luego, que los cuidadores profesionales necesitan preparación y actos, pero sobre todo, verdadero deseo de Instrumento general A realizar aceptablemente su trabajo, es asegurar una adecuada motivación.

El CUIDA es un instrumento fiable y válido que está siendo constante en los diferentes campos y su uso está avalado por la Comunidad de Madrid.

El tutor tiene cerca de el Impulsivo las mismas obligaciones que un padre, como educarle y procurarle una formación integral, el vestido, casa, alimentos, audiencia médica, apoyo casto y promover la adquisición o Instrumento general A recuperación de la capacidad del tutelado y su mejor inserción en la sociedad. Si el tutor no se ocupa de su cargo tiene la misma responsabilidad penal que el dejación.

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This