Grupo de crecimiento orgnico de gestin de residuos solución de caso

Los pacientes, tras recibir una o varias aplicaciones del PRP han sido dados de incorporación por nuestra parte en un tiempo medio pequeño de tres meses, muchos de ellos con simple tratamiento consultorio y sin intervención quirúrgica. No disponemos, por el momento, de datos relativos a coste/efectividad, pero es una trayecto en la que seguimos trabajando.

El uso del PRP en cirugía plástica ha estado basado en información teórica, sin el beneficio de buenos estudios clínicos con un grupo control adecuado. Este nuevo trabajo que nos presenta el Dr. Montón, no es prospectivo y las variables en el tratamiento previamente recibido por los pacientes no fueron controladas.

Pero, …cuál es el mecanismo de energía de los factores de crecimiento contenidos en el plasma rico en plaquetas y de qué tipo de sustancias estamos hablando? En una fresco publicación Eppley Grupo de crecimiento y colaboradores(12) realizaban un minucioso estudio sobre la biología y las aplicaciones del plasma rico en plaquetas en el ámbito de la Cirugía Plástica. Referían que las proteínas contenidas en los gránulos alfa de las plaquetas poseen una cachas influencia sobre los fenómenos reparativos de las heridas. Entre dichas proteínas se encuentran los factores de crecimiento derivados de plaquetas (FCDP platelet derived growth autor o PDGF), el autor de crecimiento transformante beta (FCT- β transforming growth factor o TGF-ß), el autor plaquetario 4 (FP4), interleuquina 1 (IL-1), el creador angiogénico derivado de plaquetas (FADP platelet derived angiogenic autor o PDAF), el autor de crecimiento endotelial vascular (FCEV vascular endotelial growth factor o VEGF), el hacedor de crecimiento epidérmico (FCE epidermal growth factor o EGF), el factor de crecimiento endotelial derivado de plaquetas (FCEDP platelet derived endotelial growth creador o PDEGF), el hacedor de crecimiento celular epitelial (FCCE epitelial cell growth autor o ECGF), el hacedor de crecimiento tipo insulina (FCIL insulin-like growth creador o IGF), osteocalcina, osteonectina, fibrinógeno, fibronectina y trombospondina (TSP).

Finalmente, desde el punto de presencia de la seguridad del preparado, la tolerancia del mismo ha resultado excelente, no habiendo tenido ninguna complicación en los 151 casos analizados.muy buena. Las complicaciones se han corto a hematomas en el punto de venopunción (n=12) y en el lecho intervenido (n=2) que se resolvieron satisfactoriamente con medidas habituales de drenaje, compresión y curas tópicas.

Asimismo en este subgrupo se realizó la evaluación «a ciegas» de las expectativas; los tres cirujanos implicados en la elaboración de este trabajo evaluaron las expectativas terapéuticas Vencedorí como de los resultados obtenidos por parte de tres observadores. Se tomaron fotografíTriunfador seriadas de las lesiones anotando sus características e incluyendo un sistema de referencia que permitiera su exacta cuantificación en posteriores estudios. Se compararon los tiempos empleados en tratamientos previos con mal resultado frente al tratamiento con PRP. Como criterio de mejoría evidente se eligió el entrada del seguimiento del paciente por nuestra parte, bien completa o controlada en Atención Primaria.

devolver, de antemano, a la Dra. Norma Cruz sus felicitaciones y los comentarios al artículo. Nos satisface comprobar que mantenemos puntos de apariencia totalmente similares en cuanto a la metodología del estudio, en concreto a la dificultad de interpretación que puede suponer la heterogeneidad en la muestra y la idoneidad de un Preparación clínico en zona de simples estudios observacionales.

Exponemos nuestra experiencia mediante el Descomposición retrospectivo de la práctica clínica llevada a mango durante un periodo de 30 meses en los que hemos empleado PRP en el tratamiento de diversas patologíFigura en las que podrían estar comprometidos los fenómenos reparativos. Durante dicho periodo de tiempo fueron intervenidos un total de 151 pacientes con heridas crónicas (más de 6 meses de evolución); de este total de pacientes, a un subgrupo de 47 previamente sometidos a otro tipo de terapias para sus patologíGanador (tratamiento tópico mediante apósitos, curas o intervenciones quirúrgicas sin el empleo de PRP) se les entregó un cuestionario simple para que evaluaran comparativamente la eficiencia de este tratamiento con os anteriormente recibidos.

Desde entonces, han sido múltiples las experiencias en la clínica en relación con el empleo de plasma autólogo rico en plaquetas (PRP) en el ámbito de la Cirugía Plástica y Reparadora, e incluso en el capítulo de la Cirugía Estética, como elemento coadyuvante en la infiltración de potingue autóloga en rellenos faciales (5), en la realización de estiramientos faciales (6-8) o en el tratamiento de heridas crónicas (9-11).

En cuanto a la valoración de los resultados llevada a mango por los cirujanos (Tabla III), en un 61.7% de los casos los resultados superan las expectativas terapéuticas; considerando la complejidad y mala progreso de una proporción considerable de los pacientes, este circunstancia es indicativo de una más que aceptable tasa de eficacia.

La aplicación del plasma rico en plaquetas es cada día más utilizada en la actos clínica en diversas especialidades para alcanzar una celeridad en los procesos de regeneración tisular (15). En las heridas crónicas se produce un desequilibrio entre los mecanismos de regeneración y los proinflamatorios; este desequilibrio se puede deber a la presencia de contaminación importante-infección, enfermedades subyacentes (conectivopatíFigura, diabetes mellitus) o tejidos necrosados, entre otros (16).

Sería pues necesario realizar ensayos clínicos más profundos en los que se evalúe comparativamente esta terapia en cuanto a su competencia cronológica, mediante Descomposición tipo Kaplan-Meier, Vencedorí como la constatación histopatológica de la evidencia clínica apreciada con el uso de PRP(18).

No ha habido pertenencias secundarios derivados de la consecución ni de la aplicación del PRP en ningún paciente.

Partiendo de esta premisa, las alusiones al control de variables previas al tratamiento simplemente no han emplazamiento.

El conocimiento de los factores de crecimiento en la práctica clínica no es un hecho nuevo. pero desde los trabajos de Cohen y Levi-Montalcini (1) en la decenio de los 50 en relación con factores de crecimiento nervioso, que les condujo a la concesión del Premio Nobel en 1986, así como la descripción del hacedor de crecimiento epidérmico por Cohen en 1962 (2), suponen dos hitos básicos en el expansión de este tipo de tratamiento esencia en los fenómenos reparativos. Específicamente Grupo de crecimiento en relación con los factores de crecimiento derivados de plaquetas son destacables los trabajos de Raines y Ross (3) y de Bowen-Pope y Ross (4), en los que se analiza de forma detallada tanto la definición de los mismos como su capacidad de unión a células cultivadas.

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This