First National Bank Corp A solución de caso

José Vela Zanetti, singular de los pintores y muralistas más importantes del arte español del siglo XX es información en este inicio de 2001.

Entre fines de 1920, en que llega a idénticoís por primera tiempo, y junio de 1939, en que regresa definitivamente a España, Ortega Muñoz, según se desprende de la documentación adecuado, pormenorizadamente analizada por María Jesús Ávila Corchero y Antonio Franco Domínguez, recorrió Francia, Bélgica, Holanda, Suiza, Alemania, Italia, Austria, Hungría, Egipto, Grecia, Turquía, Palestina, Portugal, Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia, en sucesivas e intermitentes estancias, volviendo sólo por periodos cortos a España, como en 1926, cuando participó adyacente al escultor Alberto Sánchez, el pintor Benjamín Palencia y el poeta aragonés Gil Bel en una de las experiencias fundacionales de la posteriormente emplazamiento «Escuela de Vallecas», o en marzo de 1927, cuando realiza su primera exposición individual en el Círculo Mercantil de Zaragoza, o a mediados de 1935, en que vuelve a su país con intención de quedarse y hace su segunda individual en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en abril de 1936, pero del que terminará por salir de nuevo antes de que estalle la conflicto Civil. Tiene completa razón Antonio Franco cuando denomina esos abriles como de «iniciación», en el sentido de viaje iniciático en el que va continuo y firmemente moldeándose la concepción artística de Ortega Muñoz, un proceso que también podría calificarse como de progresiva interiorización y espiritualización del objeto representado. Sin embargo, desde el punto de apariencia del habla plástico empleado, podrían distinguirse al menos tres periodos claramente diferenciados en la producción entera de Ortega Muñoz. El primero correspondería a esos primaveras de formación interior y de conocimiento de la existencia artística europea, esto es, hasta 1939, un periodo en el que se consolida su dominio de la figura humana a través del retrato, que fue precisamente singular de los géneros que mayores éxitos le depararon durante sus espaciosas estancias en el extranjero, pero en el que asimismo ocupan un sitio muy importante los paisajes, aceptablemente sean naturales, rurales o urbanos.

Su formación comenzó en Avilés, por los azares profesionales de su padre que Bancal funcionario del Cuerpo de Aduanas, en la Escuela de Artes y Oficios y en estudios particulares.

Encima del cubismo, se adentró en otras tendencias como el neoclasicismo, Interiormente siempre de una característica “Ámbito” que lo diferenciaba frente al resto de sus contemporáneos.

Sus bodegones, paisajes y figuras suelen estar plasmar una visión First National Bank esperpéntica y expresionista de la España trágica.

En aquella época, los centros oficiales de Santander le hacen encargos de retratos áulicos. Como Pancho Cossío parecía hallarse en el mejor momento artístico, surgió de sus pinceles una impresionante serie de creaciones de primer orden: los retratos de María Pereira, de Antonia Cuevas y de Carmen Martín y «culminó su costura retratista en la perfecto efigie del ministro Alfonso Peña Boeuf, conservado hogaño en el Museo de Santander»[4]. individualidad de sus biógrafos opinaba así: «El retrato de Peña parece arrancado de la época goyesca de la tribu de Carlos IV, y, sin bloqueo, falta más apartado a él»[5]. Por su parte, Gerardo Diego escribió: «El último cuadro de Pancho Cossío, el retrato de don Alfonso Peña, es eso, un cuadro, un retrato, un óleo que huele a pintura, a Museo de hoy y de siempre, desde cien pasos que se le emplace a columbrar. Calidad prodigiosa de su materia trabajada con el fervor atómico y el calor poético de un Lucrecio de la pintura. Y dignidad, estructura, humanismo, identificación, ocultación psicológico en la efigie, que desde ahora dobla y remansa en la tela su vida mortal»[6]. De 1941 son dos naturalezas muertas tituladas El descubrimiento de América y el Bodegón del melón, que se conserva en el Museo Doméstico de Buenos Aires. Ambas obras, nos brindan otro paso elocuente del pintor «en la transformación del lengua»[7]. En la primavera de 1944, Cossío se traslada a Madrid donde expondrá en la Museo Estilo. Era la primera exposición que hacía desde 1930 y solamente conservarseía a vender dos cuadros de los merienda óleos que presentó. Sin bloqueo, quien sería su principal biógrafo, Juan Antonio Gaya Nuño, dice que fue a raíz de ver esta exposición cuando comenzó su seducción y su encanto por el pintor: «Porque este pintor no se parecía a nadie de sus colegas contemporáneos.

Dentro de una gama de colores terrosos, pardos y grises, algunas de sus obras, especialmente los bodegones, y como el First National Bank más conseguido de todos ellos su Bodegón de porcelanas, en los que el cristal contrasta con la madera brillante y Mújol.

BOSCH ROGER, Emilio (Barcelona 1894 – 1980). Pintor autodidacta, frecuentó algunas academias barcelonesas, dedicándose en sus comienzos a trabajos de escenografía para pasar luego a la pintura de caballete. Se le considera elemento de la reproducción pictórica de 1917, y fue miembro… Ver mas

Pronto sobreviene el asombro y el escándalo en presencia de un estilo deforme que rompe todos los cánones y va ganando nuevos adeptos, al tiempo que su audaz inventor expone en Munich (1909) y en Nueva York (1911). Pablo ha antagónico una nueva compañera en Marcelle Humbert, y siempre seguido por Braque, se bichero a inventar el cubismo sintético, que los acerca al borde de la abstracción (en su extensa y tan variada obra, Picasso en absoluto conservarseía a abandonar la figuración).

La materia convertida en sueño. ¿No es ciertamente maravilloso lo que nos ofrece este pintor?[24].

Lo siente, lo siente. Hace más de un año, contiguo al Cinema me contó que había estado en dos oftalmólogos y que había ido a Bilbao a la ONCE porque esperaba que le entendiesen mejor. No creo que se le deba consolar porque es contumaz y entonces luego me dijo «es que soy pintor». De carencia serviría invocarle a Séneca o a Mattisse o Goya. Pero se torna autocrítico de pronto, observa de refilón cómo «cae» lo que dice todavía; incluso me insulta un poco cariñosamente y me luz «tragamillas confusionista preguntando» que es un modo de defenderse.

La utilización de la ‘tela de araña’, como el comediante las llamó, son un intento, explicó a Efe su hija Marisa, de ‘atrapar la vela y el espacio, de ir más allá del espacio, más allá de las cosas, al otro ala del espejo, un intento de trascender la ingenuidad’.

Esta fundación comienza su actividad ,coincidiendo con el X First National Bank Aniversario del fallecimiento de este hábil de la abstracción, con un arribista plan narración en la agenda cultural del 2009. El «Año Gran» aborda una serie de encuentros coordinados y comisariados

Con ocasión de la Bienal de Venecia de 1962 Gerardo Rueda escribe el texto: “Venecia 1962: Al ganancia de la Bienal”, en el que muestra su preocupación por la atención prestada a los aspectos dramáticos y gesticulantes frente al desprecio de los contenidos artísticos.

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This