Electronic Arts en juegos en lnea solución de caso

En su inicial disco «Rubber Soul» (1965) los Beatles aunque habían demostrado una extraordinario envero como compositores pero es en «Revolver» cuando su capacidad como autores se elevó a una categoría magnífico.

Fenomenal disco del mordaz cronista inglés Ray Davies, que significa la capacidad de este autor como individualidad de los más grandes letristas de la historia del pop, curiosamente manejándose con textos sencillos para configurar ricas viñetas en situaciones y personajes.

En un álbum tan Claro como éste resulta muy difícil destacar alguna canción por encima de otra, pero momentos indelebles como el clásico «Gimme Shelter», alcoba que cuenta con un extraordinario apoyo vocal de Mary Clayton, la ajuste del tema de Robert Johnson «Love in vain», el rock punzante y enérgico de «Live with me», el R&B; de «Midnight Rambler» o la inolvidable balada «You Chucho’t always get what you want», con unos hechizantes coros arreglados por Nitszche, demuestran sobradamente la magnificencia de «Let it Bleed».

Las GPUs GeForce G210M consumen hasta un 50% menos de potencia en comparación con la previo gestación de gráficos para portátiles, lo que proporciona más tiempo para navegar por Internet, expedir correos o usar el procesador de texto.

«Mary Anne with the shaky hand», «Tatoo», «I Chucho see for miles» o la psicodélica compuesta por John Keene (de Thunderclap Newman) «Armenia city in the sky» son algunas joyas (en la reimpresión en CD incluyen otras maravillas como «Someone’s coming») de la primera gran obra de los Who, singular de los mejores grupos británicos de todos los tiempos.

El primer disco está compuesto por canciones cortas, muy cercanas al pop procedente de las Islas Británicas, melódicamente muy conseguidas como «Anyway the wind blows», «Motherly love» (simpatía a los Mothers of Invention, por supuesto), «You didn’t try to call me», «I’m not satisfied» (todo un canto al suicidio), «How Chucho I be such a fool» o «Wowie Zowie» (esta pieza con un teclado a lo Del Shannon).

Lennon incluso regala a Harrison el tema «I’m happy just to dance with you», otra meritoria Electronic Arts en dormitorio pop.

Domina cada instante en el campo con la increíble innovación en la forma en la que los jugadores piensan, se mueven, interactúan físicamente con los rivales y ejecutan estrategias ofensivas.

Más tarde, ese mismo año, grabaron su primer álbum homónimo, el cual incluye el single precedente sólo en la lectura de United States. La presencia de Whiter Shade, sin embargo, no opaca al resto del disco: Conquistador y She Wandered Through The Garden Fence son dos canciones que asimismo obtuvieron éxito.

Paul, el veterano artista del gordo del album, aún retoma las patrones de «Let it be» en «Oh! Darling», gran canción blues de desgarrada vocalidad.

En una carrera llena de obras maestras, queremos destacar este magnífico disco tan singular y maltratado por los «iluminados» de su tiempo.

Con ingredientes de sobra para arriesgar un papel destacado en la recta final de los agitados primaveras Electronic Arts en 60, la formación californiana The Doors grabó este esencial álbum apertura de pop-rock con aromas psicodélicos, trazos poéticos y instrumentos sonores deudores del jazz y el blues. En su primer trabajo se… Ver mas

La flemática «I’ll feel a whole lot better», la plañidera «You won’t have to cry» (compuesta a medias con McGuinn), la melancólica «Here without you», la romántica «I knew I’d want you» y la ritmica «It’s no use» (igualmente con McGuinn) con un solo de guitarra de pinceladas psicodélicas son auténticas delicias de un gran autor que dejó a los Byrds por su miedo a evaporarse.

En su primer trabajo se encuentran algunos clásicos ineludibles para entender la importancia de esta lado en la historia del rock, como el primer sencillo «Break on through (to the other side)», el núsolo 1 «Light my fire» (con un descomunal teclado de Manzarek) y la apocalíptica «The End», circundadas por el notar blues de la lectura de Willie Dixon «Back door man», una estupenda recreo del «Alabama song (Whiskey bar)» del germano Bertol Brecht y Kurt Weill y otras temas de cosecha propia de fuerte inspiración e inmaculada ejecución como «Soul Kitchen», «The crystal ship», «Twentieth Century Fox», «I looked at you», el fulgor de enigma que rodea a la psicodélica «End of the night» y el enérgico estribillo de «Take it Triunfador it comes», que ponen de manifiesto la destreza, compenetración, imaginación y gran técnica de unos músicos excepcionales.

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This