El poder nacional y la privatizacin de la industria britnica de generacin de energa solución de caso

Mexicanos: si esta El poder nacional situación anómala se prolonga; si la paz, siendo una aspiración nacional, tarda en volver a nuestro suelo y a nuestros hogares, nuestra será la culpa y no de nadie más. Unámonos en un esfuerzo titánico y definitivo contra el enemigo de todos, juntemos nuestros instrumentos, nuestras energíTriunfador y nuestras voluntades y opongámonos a nuestros verdugos; contestemos dignamente, enérgicamente ese azote insultante que Huerta ha audaz sobre nuestras cabezas; rechacemos esa carcajada burlesca y despectiva que el poderoso arroja, desde los suntuosos recintos donde pasea su encono y su soberbia, sobre nosotros, los desheredados que morimos de deseo en el arroyo.

Bancal la emplazamiento de los trabajadores que se unían, de las mujeres buscando su derecho al voto, de un presidente que eligió la cristalera como nuestra única frontera, y del rey que nos llevó a la cumbre para señalarnos la tierra prometida: «Yes we can».

TEXTO: «Debemos rememorar que estamos en las fases preliminares de una de las grandes batallas de la historia, que nosotros estamos actuando en muchos puntos de Noruega y Holanda, que estamos preparados en el Mediterráneo, que la batalla aérea es continua y que muchos preparativos tienen que hacerse aquí y en el extranjero. En esta crisis, espero que pueda perdonárseme si no me extiendo mucho al dirigirme a la Cámara hogaño. Espero que cualquiera de mis amigos y colegas, o antiguos colegas, que están preocupados por la reconstrucción política, se harán cargo, y plenamente, de la descuido total de ceremonia con la que ha sido necesario actuar.

Yo creo que está alzada la bandera. Ahora vamos a defenderla alegremente, poéticamente, porque hay algunos que frente a la marcha de la revolución creen que para aunar voluntades conviene ofrecer las soluciones más tibias; creen que se debe ocultar en la propaganda todo lo que pueda despertar una emoción o señalar una aspecto enérgica y extrema.

TEXTO: «Recorro los campos de otros países que luchan por su autodeterminación, significando siempre lo mismo, la imagen de lo que se puede conseguir mediante la lucha revolucionaria: la esperanza de un mundo mejor. Es la imagen por la cual vale la pena arriesgar la vida, sacrificarse hasta la homicidio en los campos de batalla de todos los continentes del mundo. No solamente en los países de América, sino en todos los países del mundo en los que se creará una lucha revolucionaria.

Yo, el general De Gaulle, actualmente en Londres, invito a los oficiales y a los soldados franceses que se encuentren en territorio anglosajón, o que aquí vinieran a encontrarse, con sus armas o sin ellas; invito a los ingenieros y obreros especialistas de la industria de armamento que se encuentren en distrito inglés a ponerse en contacto conmigo.

El usuario de la colchoneta de datos podrá consultar los documentos siempre que lo haga para su uso particular.

ahora, nuestra nación ha experimentado lo peor de la naturaleza del ser humano, y nosotros responderemos con lo mejor de América, con la valentía de nuestros bomberos, con la atención de extraños y vecinos que vinieron a donar matanza y a ayudar de cualquier modo posible.

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una aviso casto que castigará la felonía, la cobardía y la traición».

A) Que atiendan en todo con mis riqueza a la comodidad y regalo de nuestra tía María Jesús Primo de Rivera y Orbaneja, cuya cariñoso abnegación y afectuosa entereza en los veintisiete primaveras que lleva a nuestro cargo no podremos retribuir con tesoros de agradecimiento.

La palabra de orden es un sola, categórica y comprometida para todos. Ella ya sobrevuela y enciende los corazones desde los Alpes hasta el piélago Índico: ¡Vencer!

Y me interesaría decir algo, antes de rematar. He culto y me han preguntado desde que estoy aquí, acerca de ciertas manifestaciones contra mi recepción.

El reproche de los africanos, ahora aceptablemente, no solo es que ellos son pobres y que los blancos son ricos, sino que las leyes, que están hechas por los blancos, están destinadas a preservar esta situación. Hay dos maneras de romper con la pobreza.

Tratemos ambas partes de invocar las maravillas de la ciencia, en emplazamiento de sus terrores. Exploremos juntas las estrellas, conquistemos los desiertos, extirpemos las enfermedades, aprovechemos las profundidades del mar y estimulemos las artes y el comercio. Unámonos ambas partes para acatar en todos los ámbitos de la tierra el mandamiento de IsaíTriunfador llamado a “deshacer los pesados haces de opresión… y dejar ir libres a los quebrantados”.

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This