Chantale y Clinton llaman al servicio solución de caso

Pero la contienda requería de razones por las que votar en positivo. Mucho más cuando en los Estados Unidos existe un malestar profundo. Desde hace quince abriles viene reduciéndose la proporción de estadounidenses que se muestran satisfechos con la dirección política del país. Desde un 62% de satisfacción popular en 2001, se pasó a mínimos históricos del 7% en 2009. Trump capitalizó ese malestar, pero Hillary no supo dar buenas razones para la continuidad. Para el votante tradicional demócrata los argumentos para movilizarse no fueron lo suficientemente contundentes.

Hace dos meses las hubo en País Vasco y Galicia. Las encuestas allí “acertaron” la conquista del PNV, la absoluta del PP, y el orden correcto de todos los partidos. Y como acertaron, luego las hemos olvidado. Con las encuestas pasa como con las tostadas al caer: solo nos fijamos si lo hacen del ala de la mantequilla.

A fondo Desmontando al sujeto postsoberano Qué haces esta Incertidumbre Comic y política: 10 lecturas imprescindibles SabíCampeón qué La caída de los dictadores (o cómo derribaron sus estatuas) Estados Unidos 2016 ¿Y si el problema no son las encuestas?

Por otro flanco, dejando a un lado la exposición mediática de Huma, es importante incluso destacar aspectos muy dignos de examen. Es una mujer muy preparada que con trabajo duro logró ganarse de un modo muy profesional un punto en la comunidad Clinton.

Séptimo. No llames a los votantes “deplorables”. Por si las decisiones tácticas de su equipo no hubiesen sido suficientes, Hillary metió la pata (y hasta el fondo) cuando se refirió a los votantes de Trump como “deplorables”. Es cierto: entre los votantes de Trump hay personas xenófobas hasta la esencia, racistas, machistas y hasta antidemócratas.

Por otro lado, la “subsegmentación” se percibió débil. Y puede que entre otros errores estuviese el meter en el saco de “las mujeres” a todas las mujeres. Las mujeres en Estados Unidos suponen ser una minoría determinante que está infrarrepresentada y lo seguirá estando con la presidencia de Donald Trump. Mujeres, con sus problemas particulares, que viven en individuo u otro Estado y a quienes les afectan diferentes temas en diferentes grados: pobreza y oportunidades, trabajo y clan, violencia y seguridad, derechos reproductivos, Lozanía, participación política, etc. Para acercarse a todas las mujeres, la investigación aporta datos que pueden vislumbrar la organización que dé origen a las acciones más efectivas para conectar con cada una de ellas de guisa prácticamente particular.

Tu revista del corazón, prensa rosa y famosos. ¡Ponte a la última con SEMANA! subsiguiente

Pero, y hay que subrayar este pero, Hillary Clinton apoyó la conflagración de Irak, cobró sumas suculentas por atinar discursos a corporaciones financieras, sus relaciones con tycoons son de sobra conocidas (acudió como invitada a la boda de Trump con Melania) y las cuentas de la Fundación Clinton no Chantale y Clinton siempre han estado del todo claras.

La campaña de Hillary quizá pensó que su experiencia bastaría para subsanar todos sus defectos. Cuando Hillary “ejerce” como política tiene buenas críticas. De hecho, dejó el cargo de Secretaria de Estado con un 69% de aprobación, la más entrada de la historia posteriormente de la de Colin Powell (77%). En el fondo, su equipo no había aprendido nada de la campaña de 2008. singular de sus primeros eslóganes entonces fue “experiencia”. Los votantes aunque le dejaron claro que querían “cambio”.

Ello hizo que, en estados secreto como Florida, Hillary perdiera el voto popular por una diferencia inferior al 3%. La división de Chantale y Clinton la izquierda, del progresismo o del anticonservadurismo una momento más se cobró otra víctima.

Gladys Pérez es consultora de imagen y comunicación política. Organizadora de los B&P; Guadalajara. (@glaperezm) Descargar el PDF Ver más artículos del núexclusivo 13

Si Encima estamos delante una ciudadanía que se siente ninguneada y que desconfía profundamente de la clase política, corremos el aventura de que decidan votar por la opción que más daño creen que puede causar al establishment.

Los actos de campaña, ¿han tenido alguna influencia para que Hillary haya vencido en las grandes ciudades y Trump en los condados menos habitados? ¿Qué porcentaje de actos han realizado en los swing states que les ha reportado votos?

Su retórica es percibida como positiva y fuerte por una población pesimista, cansada y enfadada con el establishment del partido y con los políticos en Militar. Trump es un estímulo para aquellos que no tienen esperanza. Sobresalen siempre, mediáticamente, sus palabras sobre inmigración y terrorismo, pero quienes le votaron lo hicieron, entre otras cosas, porque él sí hablaba de los problemas reales de la clase escaso blanca del país, con puestos de trabajo en peligro a causa de la globalización, con sueldos estancados y con dificultades para despachar a un hijo a la universidad o curarse de una enfermedad sin quebrar económicamente.

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This