Carlos Ghosn y Nissan Motor Co LTD B solución de caso

El tratamiento de la HTA en pacientes con ERC e infección por el VIH debe incluir medidas no farmacológicas (dieta hiposódica, ingesta < 6g de sal al día), evitar el sobrepeso, evitar el tabaquismo, restricción de la ingesta de trinque (no más de dos bebidas en serie al día en varones y una en mujeres) y practicar control físico aeróbico (30 minutos, cinco veces a la semana).

• Metformina: la metformina se elimina principalmente por la orina sin metabolizarse, por eso los pacientes con maltrato de la función renal son más susceptibles a su acumulación y a la acidosis láctica. Según la ficha técnica del fármaco, su uso no se recomienda en pacientes con ClCr < 60ml/min. No obstante, la experiencia en su utilización en pacientes con ERC ha aumentado progresivamente.

3. El TARV en los pacientes con ERC debe seguir las mismas recomendaciones que en los pacientes sin afectación renal, aunque no se aconseja administrar la coformulación de TDF/FTC/COBI/EVG (Stribild® en pacientes con FG 500mg/dl (> 5,6mmol/l) con el fin de predisponer la aparición de pancreatitis179. Aunque en la población Militar es deseable un nivel de triglicéridos ≤ 150mg/dl ( 200mg/dl (> 2,26mmol/l) cuando la modificación del estilo de vida no haya sido eficaz.

No existen datos específicos sobre el tratamiento de la hepatitis C en pacientes coinfectados por el VIH y que Adicionalmente presentan insuficiencia renal. El manejo del paciente coinfectado con ERC y/o diálisis no está correctamente definido por descuido de experiencia y desidia de estudios al respecto. El tratamiento del VHC del paciente coinfectado en diálisis no está contraindicado; se debe extrapolar de los datos obtenidos en pacientes monoinfectados y ha de ser realizado por un equipo multidisciplinar229,230.

El régimen de insulina se adaptará al objetivo de control y puede ser una terapia convencional o un tratamiento intensivo.

Los datos farmacocinéticos sobre EFV en pacientes con ERC que no reciben tratamiento con diálisis son limitados, pero se asume que no precisa ajuste de dosis, no obstante que se excreta menos de un 1% como principio activo en la orina. El aclaramiento de EFV tanto por hemodiálisis como por diálisis peritoneal es bajo, por lo que no se recomiendan ajustes de dosis o modificaciones en el momento de la administración264,265. La etravirina (ETR) se elimina fundamentalmente en el hígado y menos del 1,2% por vía renal, por lo que no se prórroga que exista pobreza de ajuste en caso de reducción del FG. Tampoco es esperable su exterminio por hemodiálisis o diálisis peritoneal, dada su inscripción unión a proteínas266. Adicionalmente de la ETR, se ha comercializado otro nuevo fármaco en esta familia, la RPV. Su metabolismo y aniquilación se realizan fundamentalmente por vía hepática (CYP 450) y digestiva (85% por heces) y en pequeño medida por vía renal (< 6%); no se precisan ajustes de dosis en la insuficiencia renal leve o moderada.

Los inhibidores de la ciclooxigenasa tienen bienes renales similares218. El paracetamol no precisa ajuste de dosis. La meperidina, el dextropropoxifeno, la morfina, el tramadol, la codeína y sus metabolitos pueden afectar a los sistemas nervioso central y respiratorio y no se recomiendan en ERC en estadios 4 o 5 (FGe < 30ml/min/1,73m2). En pacientes con disminución del FG se aconseja como primer escalón paracetamol o metamizol. Como segundo escalón, tramadol, y si se requiere más analgesia, se dirigirá fentanilo iniciando el tratamiento con dosis bajas219.

E.N. y SEQC) para que los profesionales a los que va dirigido y cualquier persona interesada pudieran sugerir matices o cambios que fueron considerados por el grupo y eventualmente incluidos.

Una seña de identidad que todavía ahora se mantiene, y que sorprende a competencia y clientes con detalles como las tarjetas comerciales de encuentro o los accesorios.

Este estudio supone un coste bajo y no implica visitas adicionales para los pacientes, lo que apoya la recomendación de hacerlo de forma Militar y periódica.

7. La hipofosfatemia leve o moderada puede resolverse con el tratamiento de la etiología (vitamina D en el adeudo de esta, resección quirúrgica en el caso del hiperparatiroidismo primario y retirada del fármaco o el tóxico en los casos de disfunción tubular proximal secundaria a nefrotóxicos).

Datos obtenidos de análisis post hoc apoyan la capacidad de las estatinas de acortar las complicaciones cardiovasculares en pacientes con estadios de ERC 2 y 3180. Dados los resultados obtenidos en los ensayos clínicos181-183, no se recomienda iniciar tratamiento con estatinas en pacientes en diálisis179, por considerarlo un inicio tardío.

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This