Apoyos de Magic Johnson despus solución de caso

El estreno del grupo en vivo se produjo en un conocido decorado, el Hyde Park de Londres, en donde recibieron una respuesta entusiasta, como Triunfadorí fueron todos sus memorables y abarrotados conciertos.

El efluvio hippie propio de la época de Woodstock destilado por este clásico álbum marcado por sus textos de apego, paz, voluntad y crítica sociopolítica en temas ensalzados por las estupendas armoníGanador de la tríada vocal exhibida por sus ilustres componentes: Stephen Stills (ex Buffalo Springfield), David Crosby (ex Byrds) y Graham Nash (ex Hollies).

Lo más destacable aquí (Por otra parte de su gran calidad Universal) es el aporte y destape compositivo de Chris Hillman, autor de joyas como «So you want to be a rock ‘n’ roll star» (unido a McGuinn y con sonido Positivo de Clan gritando en un concierto de los Byrds realizado en Inglaterra a mediados de década) o caramelos de suscripción categoría melódica como «Have you seen her face», «Thoughs And Words» o «The Girl With No Name», esta última canción estaba dedicada a Girl Freiberg.

Título secreto en la discografía de Bob Dylan, pues en este trabajo electrifica por primera tiempo su sonido y ensancha (a pesar de las brutales críticas de los puristas del variedad) su sonido folk a otras latitudes como el rock’n’roll y el blues, asimismo expandió el significado de sus literatura, influenciado a todos los grupos y solistas de su engendramiento (y siguientes).

El magnífico pop psicodélico de «Hello I love you» (un tema que casi conlleva un pleito jurídico con Ray Davies, al afirmar éste que Cuadro un plagio de «All day and all of the night»), la elegante «Love street», con una combinación hipnótica entre órgano y piano o la perturbadora «Not to touch the earth» son el inicio de un disco impresionante, con temas llenos de clase generalmente poco valorados.

Envolventes trabajos de guitarra, incisivas lineas de bajo, atmósféricos y etéreos teclados, hipnóticos e insólitos posesiones de estudio y líricas de basamento principal, onírico, infantil y ácido para compactar un Lp en el que la psicodelia alcanza su máximo apogeo sin menospreciar el poder de la melodía pop (con construcciones vocales similares al estilo Who de «Sell demodé») en canciones como «Lucifer Sam», «Matilda Mother» o «The Gnome».

En ese contexto, si a la persona le cuesta usar el preservativo, no lo usar regularmente o va a tener algún problema, sabes que le estás cubriendo. Del mismo modo, hay que seguir usando el preservativo porque hay otras enfermedades que se transmiten a través de las relaciones sexuales como la sífilis o la gonococia.

Por otra parte, cada momento se iban interesando más por el trabajo en estudio, introduciendo en su perenne búsqueda de experimentación sonora nuevos instrumentos a su música.

El instrumental «We Love You Lil'» comienza remedando el clásico del cabaret «Lili Marlene» de Lale Andersen (también cantado por Marlene Dietrich), para seguidamente desarrollar un hipnótico represión psicodélico con flamígeras guitarras en un trasfondo de tintura apocalíptica enlazado con unas lacrimosas gaitas escocesas, prólogo del cierre del disco, un atmosférico corte con sitar y de nuevo evocación mantra que pone punto y final a un gran LP producido por Tom Wilson, y que supone una alcoba ejemplar para los amantes del acid rock y el pop psicodélico californiano.

El disco finaliza con una lectura del tema interpretado pretéritamente Apoyos de Magic por Ray Charles «Night time is the right time».

En mayo de 1968 Ten Years After registraron su conducta en el club de jazz de Londres Klook´s Kleek, de la que se extrajeron cinco canciones que fueron publicadas por Deram en agosto de ese año en Estados Unidos con el título de Undead, aprovechando el éxito de su tournée del mes de junio por California, donde se codearon con los grandes del rock amerindio y actuaron a menudo en el mítico Fillmore West. delante las protestas de sus fans británicos, el álbum fue incluso editado en Gran Bretaña a finales de ese año. El acierto fue pleno, pues estamos delante una verdadera exhibición instrumental de Ten Years After, con un Alvin Lee desplegando toda su vertiginosa (y a veces descontrolada) pirotecnia guitarrística, especialmente en el tema At The Woodchopper’s Ball, que convierte el clásico de Woody Herman en una jam arrebatadora.

La excelente versión del tema de Dixon «You shook me» es una rendición al blues de Chicago, perceptible en otras notables canciones como «How many more times» o «I can’t quit you», otro cover del gran bluesman.

Una de las grandes obras maestras de la historia del pop-rock en la que el líder del Congregación californiano Love, Arthur Lee, va desgranando su peculiar y surrealista visión del mundo y del inclinación, con magistrales temas imbuidos de atractivas y trémulas texturas folk-rock y psicodélicas, siempre… Ver mas

Álbum salvajemente denostado en su tiempo por no adaptarse a los cánones musicales previos destilados por el quinteto londinense, «Between the buttons» es, sin embargo, una maravilla de disco que conjuga con sapiencia y diferencia el apreciar pop de la época dorada del especie.

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This