Alan Greenspan solución de caso

Confundimos una Burbuja grandota con un adecuado Mundo Nuevo.» El meollo de su respuesta Bancal Alan Greenspan que, aunque estaban al tanto y con los datos a la pinta, habían cometido dos errores de diagnóstico relacionados: el error de la extrapolación y el (proporcionado más siniestro) error de caer en la trampa de su propia retórica.

El llamado asombro crematístico oriental se convirtió en un desastre en Julio Alan Greenspan de 1997, cuando los inversores perdieron la confianza en su moneda.

La principal causa imputable a tal hecho fue la indigencia que tenía la República de Weimar de hacer frente a las indemnizaciones fijadas por los vencedores de la Gran Guerra (tratado de versalles).

Sus víctimas a largo plazo apenas habían tenido importancia alguna para los poderes fácticos y cuando (como en el caso del Lunes Negro, el fiasco del fondo de inversiones Long-Term renta Management [LTCM] de 1998 o la burbuja de las puntocom dos años después) fueron los poderosos quienes sintieron la sacudida, las autoridades se las habían arreglado para personarse al rescate rápida y eficazmente.

Esta mañana muchos directivos de grandes empresas de todos los rincones del Aeróstato se han alzado con el deseo de ver el nombre de sus compañías en el lista de las empresas más sostenibles del mundo que cada año publican S&P; Dow Jones Indices y RobecoSAM, y que constituye el selectivo Dow Jones Sustainability Index.

¿Quién es la autora que acaban de incorporar al plan de estudios, la mujer que unidad de sus biógrafos definió como ‘la diosa del mercado’? Nacida con el nombre  Alisa Zinov’yevna Rosenbaum en San Petesburgo en 1905, desarrolló un odio visceral por el correctamente común y, muy particularmente, por el Estado como avalista de la igualdad después de que la Revolución Soviética confiscara los bienes de su padre y empobreciera a su grupo, que pasó anhelo.

Cuando, por ejemplo, una obligación de deuda garantizada (CDO) –un activo de papel que agrupa multitud de porciones de tipos de deuda muy diferentes– (7) obtenía una calificación triple A y ofrecía un rendimiento de un 1% por encima de las humanidades del Tesoro de EEUU (8), el significado Bancal doble: quien la compraba podía esperar en que su operación no Cuadro una porquería y, si el comprador era un Faja, podía tratar aquel pedazo de papel exactamente de la misma forma (y sin una pizca de aventura más) que el hacienda real con el que había sido comprado. Esta pretensión ayudó a los bancos a conseguir impresionantes beneficios por dos razones:

‘La Patrimonio norteamericana no puede sobrevivir solamente en colchoneta a inversiones sanas. La demanda de una nueva burbuja de inversiones ha empezado hace algunos meses cuando explotó la burbuja de las hipotecas subprime

Y cuando la aporía despliega su Garlito para prender a toda la humanidad, sabemos que estamos en un momento muy singular de la historia. Septiembre de 2008 fue uno de esos momentos.

Ahora perfectamente, la influencia de Rand entre los nuevos amos del universo no se refiere tanto al ultraliberalismo político como a la valentía obsesiva de atenerse a una visión personal, sin sopesar el impacto que pueda tener. No es extraño que a sus compañíGanador tecnológicas no les importe destruir, por ejemplo, el negocio del taxi o los medios de comunicación tradicionales.

Una conocida teoría achaca el desplome a la contratación programada inmediata y a la creciente influencia de los ordenadores en Wall Street, pero sigue habiendo un acalorado debate. Lo que es seguro es que mucha Clan se arruinó de manera repentina.

En 20minutos respetamos la propiedad intelectual y esperamos que los usuarios de listas igualmente la respeten. Por atención, asegúrate de usar contenidos (textos, vídeos e imágenes) que no vulneren los derechos de terceros. De ser así, 20minutos se reserva el derecho de eliminar ese contenido sin previo aviso. Si se infringe reiteradamente y lo consideramos oportuno, nos reservamos el derecho a inhabilitar tu cuenta de sucesor. En caso de acaecer una demanda de cualquier tipo contra 20minutos por los contenidos, la responsabilidad por todos los posibles daños será del adjudicatario infractor. No te asustes, es lo mismo que dicen Facebook, Twitter y demás redes sociales a sus usuarios.

En septiembre de 2008, los europeos miraban con condescendencia cerca de el otro ala del charco, sacudiendo la cabeza con la interesada convicción de que los anglo-celtas, finalmente, estaban recibiendo su apropiado. Tras años y años de sermones sobre la superioridad del maniquí anglo-céltico, sobre las ventajas de los mercados laborales flexibles, sobre lo idiota que era pensar que Europa podría nutrir una generosa red de bienestar social en la era de la globalización, sobre las maravillas de una Civilización emprendedora agresivamente atomizada, sobre la brujería de Wall Street y sobre la fama de la City de Londres posterior al Big-Bang, las telediario del crash, sus señales y avisos mientras se transmitían por todo el mundo, llenaron el corazón europeo de una mezcla de Schadenfreude (14) y temor.

¿Y si no se pudiese culpar del crash ni a la naturaleza humana ni a la teoría económica? ¿Y si resulta que se debió a que los banqueros fuesen codiciosos (aunque la mayoría lo sean) o a que hicieran uso de teoríVencedor tóxicas (aunque sin duda lo hicieron), sino a que el capitalismo fue presa de una trampa creada por él mismo?

Posted on octubre 25, 2017 in Category

Share the Story

Back to Top
Share This